La seductora.


Origen de la imágen.

La seductora

El hombre esperaba tranquilo a su pareja en la barra del bar. Había terminado el trajinar diario y habían quedado como casi todas las tardes en ir a tomar las cervezas de siempre.
Eran una pareja joven sencilla sin grandes estrategias personales, es decir solo esperaban sobrevivir dentro del cariño que se tenían.
El observaba con cierta sana envidia a esas mujeres atrevidas que coqueteaban y aparentaban ser especiales. Eso le animaba a fantasear con que su hembra, le sorprendiese saliendo de su corriente normalidad.
Como todos los días ella llegó a la cita, todo fue igual, el beso en los labios, el hola llevas mucho tiempo. El miraba su falda larga, la ausencia de maquillaje y el reducido escote. Entonces la contestaba la fabricada frase.
No. Llegué tarde.
La mentira piadosa era la esperada, se tomaban la cerveza y ambos se marchaban.
Así se iban dejando la vida…
Pero aquella tarde pasó algo diferente.
Nuestro hombre espera a su compañera, imaginando que todo transcurrirá inexorablemente como siempre, beso, saludo y rutina.
Pero hete aquí que divisa una hembra especial como las que le impresionan y con su mirada se lanza a su encuentro.
También como siempre….
La Mujer era perfecta sus piernas sostenían un escultural cuerpo, el rostro estaba tenuemente maquillado y la sonrisa despertaba a cualquier hombre. Esta vez su libido se disparó, se acercaba a ella con una incredulidad cierta.
Mientras una lasciva mirada a la hembra envió.
Había obrado la magia, de repente la mujer se le acerca le besa sensualmente diciéndole.
Tonto. Te necesito soy Yo…
Fue un revulsivo para El. Descubrió que estaba vivo, imaginó lo que iban hacer juntos y noto que era impulsivo.
Lleno de generosa hombría se sintió muy gallito y con la frente muy alta pregonó a todos los vientos. Es mi hembra. Verdad que es bonita.
El hombre descubrió a su amada pero esta vez con deseo, era la mujer más serena y bella que había conocido.
Ella había entendido que estaba a tiempo de seducir, de dar envidia de que en la vida también hay audacia y que los hombres y mujeres tenemos el afán de seducir a los demás.

Que no somos menos decentes por ser más atrevidos.
Además diría el refrán. Que de pan no solo vive el Hombre.
Ambos comprendieron que ser libres, no renegar de nuestro atractivo y sobre todo entregarnos con sinceridad a la persona que queremos no es delito.
Y a lo mejor hasta somos más felices.
Un abrazo.

sumisope.

firma

Anuncios

El sexo dentro del BDSM.


099_1000

Origen de la Imágen

El sexo dentro del BDSM.

Dentro de la práctica del BDSM, a mi parecer se diferencia notoriamente el sexo del amor. El sexo lo vive el sumiso dentro de la mente de su Amo, por lo que es el Dominante quien decide el momento y el cómo debe gozar el sumiso.
Es sabido de la fidelidad de la pareja dentro de este estilo de vida, pero entiendo que eso ya es amor por lo que ya es distinta su relación.
El sexo del sumiso es neutro, no conoce sexo y tiende a entregar su voluntad y cuerpo a su Dueño. No es de extrañar que un sumiso sea cedido a otro dominante, sin diferencia de sexo.
Claro está que esto es un largo camino que transita de su etapa como sumiso a esclavo, tiempos muy diferentes en los que ambos pueden sentar su relación bien como pareja o simplemente como hombre y mujer que no deseen unir sus vidas sentimentalmente.
Evidentemente todo este camino como siempre diremos debe estar consensuado por ambas partes y si en el transito surge el amor, siempre ambos pueden establecer sus normas de fidelidad.
De todas formas, no debo ocultar la liberalidad de ambos, en materia de sexo ya que es una parte importante en la vida del Señor y su esclavo.
Pero creo que es bienvenido el sexo en cualquier sesión, ya que el disfrute llega a cotas de goce impresionantes y enriquecedoras para ambos.

Sumiso pe.

admin-ajax1

Mi jaula invisible.


Origen de la imagen

Mi jaula invisible.

El tiempo pasa mientas se escribe el libro de la vida, formando la propia historia. Repaso las penas y alegrías y siento jubilo al jugar con los recuerdos. Sigo deseando y amando a una Ama quizá dura a veces, pero llena de ternura siempre.

Deja abierta la jaula de mis sueños, pero sigo encadenada en ella. Los símbolos de mi sumisión se arman con la realidad, creando una historia de amor.

Se guarda el látigo y la fusta, pero inexorablemente una y otra vez, vuelve a la mano de la Diosa.

El dolor suena a música para dar paso al placer.

Se mezclan emociones y  vuelvo a descubrir la necesidad de poseer y ser poseído. 

Roturando  los recuerdos de ayer para dar paso a las marcas de hoy.

Me revisa, sonríe y me ordena.

¡Perro dame placer!

Sumiso p

admin-ajax1

Uso y disfrute de mi sumisión


Posiciones-para-sadomasoquismoNo tengo duda que el sumiso cuando se consagra a su Dueña deja de ser un juego para ser una razón de vida entre ya esclavo y Dueña.
En mi caso mi Ama ha logrado a través de la doma, que mi sexualidad sea distinta. Mi castidad además de una ley impuesta por Ella, está marcada por una sexualidad a su completa voluntad.
Por otro lado ambos creemos que la voluntad del esclavo debe estar entregada al Dominante, entendiendo que los deseos como varón por lo menos en mi caso no tienen cabida, dado que en el momento que entramos dentro de la práctica de esta nuestra pasión, me convierto en la herramienta perfecta para el goce de mi Ama, logrando llegar también a mi placer  extremo.
Dentro de nuestra relación como pareja, la fidelidad de ambos es inquebrantable, pero como dominante mi Dueña gusta de ofrecerme a otros y hay no tengo posibilidad de que mis agujeros no sean usados por y como decida Ella.
Creo que el sumiso cuando ha recorrido un trecho importante de su doma se siente seguro y orgulloso de ello, es entonces cuando la desnudez de su cuerpo y alma no precisa ningún atuendo, más que las marcas de su Ama.
El uso y disfrute de mi cuerpo a nivel físico, sexual o mental, es para mí un bien logrado para el uso y disfrute de ambos.

Sumiso.pe.

Origen de la imagen

catgirlheadingbg_222

La necesidad del castigo.


La necesidad del castigo.

femmefatale_6

En mi caso mi Dueña no suele administrar un castigo solo por el placer de proporcionar dolor, creo que para nosotros el disfrute viene del puro juego, siendo el castigo un motivo derivado de una falta de obediencia, que si es reiterada podrá dar lugar a un serio correctivo.
¿Cuando ejerce su dominio mi Dueña?
Solo cuando estamos liberados de nuestra vida laboral o social, pero en ese momento en el que estamos solos o con otras personas afines al BDSM ya no hay barreras, y el límite es patrimonio de L Lorena.
Una desobediencia grave lleva un correctivo como el que tengo impuesto actualmente. Se producirá en el momento que lo decida mi Ama y Señora, podrá ser en público o en privado, siendo la vara el instrumento de castigo. Sé que será severa pero entiendo que también justa, podrán ser cincuenta azotes mínimos a cien máximos.
Las marcas de la vara serán nítidas, lo deberé hacer público así como la fotografía del castigo.
Entiendo que el castigo es merecido agradeciendo a mi Dueña su generosidad al proporcionármelo, para contribuir a mi correcta doma.

Posdata: la vara es un temible correctivo pero soy consciente que me lo he merecido y que mi Dueña  ha obrado con justicia y equidad conociendo el grado al que debe llegar.

catgirlheadingbg_222

El equipaje.


43

El equipaje.

Salimos el sábado unos días de viaje, así que mi dueña me ha encargado que haga la maleta, pero no como la última vez que no puse ningún juguete. Para  no tener que castigarme me ha entregado una lista.
Juego de pinzas, pero las metálicas, el látigo de ante mediano, la fusta, algunas cuerdas, el collar de castigo y las esposas. En fin todo un set de viaje en el que no va a faltar  de nada para el juego.
También a última hora me ha permitido que use unas braguitas, ya que llevo castigado una buena temporada, a ir sin ropa interior por no haber sido previsor  tampoco la última vez.
Debo llevar su arnés, lubricante cremas y demás enseres para su uso y disfrute. Total que si usamos todos los juguetes no lo vamos a pasar pipa.
En fin ya les contaré como me ha ido.

catgirlheadingbg_222

El Regalo.


El regalo.
Hace unos días una amiga de mi Dueña le envío un regalo para mí. Resultó que era un mini vestido de sirvienta. Me lo hizo poner inmediatamente con los nuevos zapatos de medio tacón que me compró hace poco.
Pero después de haberme vestido decidió que me quitase las braguitas, luego el vestido y al final acabé sirviendo el café solo con el delantal.
La verdad que en el caso de las sumisas con un poco de tela, látex o cuero, cubriéndo algo de su anatomía están guapísimas, pero los sumisos lo tenemos más difícil, por lo que mi Dueña tira por el camino de frente, es decir desnudo al cien por cien y se acabaron los problemas.
También es muy severa con la depilación ya que debo estar totalmente depilado, y la presencia de bello aunque sea mínimo supone un correctivo.
Claro que hay Amas/os que presentan a su esclava totalmente desnuda, al igual que en el caso de mi Dueña. Creo que la vestimenta en el sumiso es difícil de resolver por lo que el desnudo es vital para la correcta educación del esclavo, que debe cuidar su cuerpo exhaustivamente para ponerse al servicio de su Dueña o Dueños.

catgirlheadingbg_222